Devaneos

¿Dónde está la izquierda española?
Después del ascenso de Ciudadanos en todos los sondeos (después de las elecciones catalanas de diciembre pasado), no deja de sorprender la escasa presencia de la llamada izquierda, en España. Como si todo el monte fuera el PP y C’s. O sea, la derecha.
Pero ¿Y la izquierda?
El PCE fue la esperanza contra la dictadura
      El llamado PSOE era la esperanza del 82
       Podemos empezó a representar esperanza en el 2014.
¿Qué ha sido de ellos? ¿Dónde están las izquierdas?
Las izquierdas ––en plural, como si una sola izquierda nunca hubiera existido–– murieron de soberbia hace tiempo. Eran conscientes de que se estaban ahogando, pero prefirieron morir en vez de unirse y hacer fuerza para salir a flote.
El PCE, luego Izquierda Unida, se ha ido diluyendo como un azucarillo, en esa cosa extraña que ahora es Podemos.
El PSOE, el partido del cambio y la ilusión, se fue centrando y derechizando a medida que alcanzó el poder. Recientemente, Pedro Sánchez, en un momento de guirigay socialista, dio un volantazo; no se sabe si todavía estará en la cuneta.
PODEMOS, fracasó en las Autonómicas de Cataluña; están muy preocupados por el auge de Ciudadanos y la derechización que en España ha supuesto el asunto catalán. Malas expectativas.
 Es decir: La que pudo ser verdadera izquierda, hoy en día sigue camuflada,  manejada por el capitalismo y los poderes mediáticos que se afanan para que no levante cabeza.
Se dice coloquialmente: “la mayoría de la gente se siente de izquierdas cuando no tiene nada (confiando en que el reparto posterior le conceda más).
Cuando ya tiene algo, (aunque sea poco), se hace de centro, y ––al tener un poquito más–– de derechas… como si en el reparto le quitasen lo suyo, para dárselo a los vagos de izquierdas”.
Esto no es exactamente cierto: hay mucha gente pobre de solemnidad y es de derechas; por otra parte, hay profesionales muy bien situados y empresarios con ideas de izquierdas que ponen en práctica estas creencias con sus empleados. El problema actual es que la izquierda no tiene quien la represente; las izquierdas tradicionalmente se pasan la vida a la greña entre ellas; en vez de unirse, olvidando las diferencias para buscar un fin común. La última muestra, el partido de Pablo Iglesias: Un batiburrillo. 
Un amigo mío (muy agreste él) acostumbra a decir: “la izquierda es un rebaño de cabras(Parece bastante apropiado porque la cabra ha sido históricamente un sinónimo de emancipación y libertad; como la izquierda; pero también es equivalente a capricho o antojo; como las peleas internas en la misma izquierda). Y sentencia: “Por donde la cabra pasa, todo lo arrasa”.
En algunas  regiones llaman terreno cabreado a la zona escarpada por donde las cabras han comido brotes tiernos de carrascos y zarzas, dejando las plantas espinosas, pinchosas, cabreadas…
Antes de proseguir, una advertencia ––si llevamos estas reflexiones a lo político––: uno puede percatarse de que quien nos ha dejado el sembrado (España) hecho un rastrojo ha sido la derecha corrupta y deshonesta.
Para la cultura cristiana, la cabra es un animal ágil, curioso  e independiente, cuando no díscolo, que no necesita pastor; una conducta que la diferencia claramente de la oveja, animal mucho más apreciado por la imaginación mental cristiana:
“Cuando el Hijo del Hombre llegue en su gloria separará a las gentes reunidas delante de Él, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda” (Mateo 25:35).
¡Vaya, vaya, vaya!
En el arte de conducir voluntades hay instituciones que son expertas desde hace veinte siglos.
Un último consejo: cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.

Comentaris